VERGÜENZA Y ARREPENTIMIENTO

En una carta abierta al pueblo de dios, el papa Francisco hizo una autocrítica por los abusos sexuales en Pensilvania y reconoció vergüenza y arrepentimiento y dijo que la iglesia no actuó a tiempo.