UN POLICÍA DE LA BONAERENSE MATÓ A UN JOVEN DE 16 AÑOS EN MIRAMAR

Un joven de 16 años fue asesinado por la policía Bonaerense. El efectivo Maximiliano González alegó que el tiro “se le escapó”

Un agente de la Policía Bonaerense quedó detenido por la muerte de Luciano Olivera, un joven de 16 años asesinado de un tiro en la ciudad balnearia de Miramar. Se sospecha que podría tratarse de un nuevo caso de violencia institucional.

Según reconstrucciones de los hechos en la madrugada de este viernes, cerca de las 4 de la mañana, Luciano se trasladaba con su moto cuando se topó con un control policial en la avenida 9, entre las intersecciones 32 y 34.

En ese momento, según versiones de personas cercanas a la víctima, comenzó una breve persecución con la Policía Bonaerense que desencadenó en una pelea en la que hubo gases lacrimógenos y terminó con el joven asesinado de un disparo en el pecho.

La bala terminó en la zona del tórax del joven que cayó gravemente herido. Cuando la ambulancia llegó al lugar de los hechos el chico ya había fallecido.

El policía demorado por el episodio fue identificado como Maximiliano González quien, según trascendidos, declaró en el lugar que “se le escapó” el disparo de su arma reglamentaria cuando intentaban disuadir al menor.

Según relataron los amigos del adolescente, el menor había estado jugando al fútbol y lo persiguieron los policías cuando regresaba a su casa y aclararon que el chico “se asustó y se fue” cuando se topó con el control policial.