UN PERRO DETECTO EL ULTIMO RASTRO DE GUADALUPE LUCERO EN UNA RUTA

SUPONEN AHORA QUE GUADALUPE FUE “CARGADA” A UN VEHÍCULO DESPUÉS DE CRUZAR POR EL DESCAMPADO.

Después de 70 días, cientos de allanamientos y más de mil inspecciones, fue un nuevo perro rastreador el que detectó en las últimas horas que Guadalupe Belén Lucero, la nena que desapareció en San Luis el 14 de junio, fue raptada en la puerta de la casa de su tía y llevada después hasta la Ruta 7, donde su olor se pierde.

“Ayer volví a vivir la desesperación que tuve el primer día que Guada desapareció”, expresó ayer a través de un posteo en Facebook la madre de la menor de cinco años, Yamila Cialone. “Llegué a la zona cero y me encontré con la noticia de que a mi pequeña la sacaron por la ruta, desbordé en llanto y en impotencia, bronca, angustia porque era el primer dato del caso de Guada después de dos meses”, agregó.

El perro detectó el aroma de la pequeña en el medio de la calle frente al domicilio, donde ella había estado jugando con sus primos antes de desaparecer. La pista los llevó en dirección norte y en un cantero, ubicado no muy lejos de ese mismo lugar, raspó uno de los ladrillos para alertar sobre algo.

Díaz aseguró que encontraron un “objeto” que sería de interés para la causa: “Hay que ver si a dos meses, se puede recolectar ADN”.

Con los nuevos datos surgidos tras la intervención de la Brigada canina, los investigadores suponen ahora que Guadalupe fue “cargada” a un vehículo después de cruzar por el descampado colindante a la zona cero.