Tailandia en vilo

Mientras bajaba el oxígeno en la cueva donde están atrapados los chicos y su entrenador, un ex miembro de la Marina tailandesa falleció.
Un buzo tailandés falleció el viernes tras haber ayudado a los niños atrapados desde hace trece días en una cueva inundada del norte del país, un golpe duro para los socorristas.
«Tras haber entregado una reserva de oxígeno, a su vuelta, no tuvo suficiente oxígeno», anunció el vicepresdiente de la provincia de Chiang Rai, Passakorn Boonyaluck.
Este ex miembro de los comandos de la Marina tailandesa «perdió el conocimiento en el camino de vuelta, su compañero de buceo intentó ayudarle y llevarlo», precisó el jefe de los comandos de la Marina, Apakorn Yookongkaew.
«Aunque hayamos perdido a un hombre, seguimos teniendo fe en nuestra misión», aseguró, con la voz temblorosa, el viernes por la mañana.