Nuevas confesiones

El empresario Gabriel Romero, de Emepa, confesó haber pagado coimas por 600.000 dólares para que el gobierno de Cristina Kirchner le renovara por decreto la concesión de la explotación de la Hidrovía. Además el financista Ernesto Clarens podría ser un nuevo arrepentido.
El fiscal federal Gerardo Pollicita pedirá la indagatoria de la ex presidente Cristina Kirchner, del ex vicepresidente Amado Boudou y de otros ex funcionarios en una causa derivada del expediente de los cuadernos de la corrupción de funcionarios del gobierno anterior y empresarios de la obra pública.

Se trata del caso de la Hidrovía, a cargo del empresario Gabriel Romero, uno de los arrepentidos en la causa de los cuadernos, que dijo que pagó una coima de 600 mil dólares para un decreto que extendió el contrato.