LA DISCRIMINARON EN UN TRABAJO POR SER MUJER

Patricia Torres 53 años y desde 1998 es gasista matriculada. Empezó a ejercer el oficio en 2003.

En las últimas horas, su hija dió a conocer una situación de discriminación que sufrió, y su historia se hizo viral.

En Twitter, su hija Alejandra relata: “Mi mamá es gasista matriculada. La habían recomendado para un trabajo, pero cuando atendió el cel, se dieron cuenta que es mujer. Le preguntaron si sabía lo que era un caño y si estaba capacitada. A los minutos, le dijeron que no necesitaban de su servicio”.

Inmediatamente, las redes se hicieron eco de lo ocurrido, y Patricia comenzó a recibir ofertas laborales, a sumar clientes, mensajes de aliento de otras mujeres, hasta de sus propios colegas que la invitan a sumarse a su equipo de trabajo e incluso algunos le piden que les derive el trabajo que no podrá tomar.

Todo esto ocurrió el lunes a la mañana cuando recibió el llamado de una fundación que solicitaba los servicios por una pérdida de gas en una cañería: “Preguntaron por el gasista y

cuando yo les comento que era yo la persona que estaban buscando me dicen: ‘Ah, sos mujer’. Sí, les digo y quien estaba del otro lado de la línea empezó a titubear. Me preguntó si sabía lo que era un caño. Me preguntó si estaba capacitada porque era una obra muy grande”, comentó Patricia a medios locales.

“La persona que me llamó me agradeció, colgó y más tarde me envió un mensaje que ya habían contratado a un gasista matriculado, hombre”. “Yo le agradecí y no dije nada. Mi hija fue la que me hizo dar cuenta de las cosas que tengo que soportar y que yo las tengo naturalizadas, para mí ya son moneda corriente”, expresó.
“Por suerte mí hija me hizo el Twitter y contó lo que sucedió, ahora me llaman de todos lados ofreciéndome trabajo y también para ofrecerse a trabajar conmigo”, contó la mujer que se hizo propietaria del usuario “mujergasista”, quien también se abrió una cuenta de Instagram, donde agradeció el apoyo y donde ofrece su servicio de gasista.