Estafa fiscal

La banda se encontraba integrada por cuatro salteños, entre ellos, el contador Luis Palópoli, quien permanece detenido. Utilizaban a gente de escasos recursos como titulares de empresas fantasmas. Hay más de 300 compañías involucradas

El resto de los integrantes, quienes aún continúan en libertad, son Alfredo Camacho, quien sería uno de los encargados de reclutar a gente para llevar adelante la maniobra; Nelson Roldán, quien se presenta como contador pero no lo es y fue él que escapó por los techos cuando la PSA (Policía de Seguridad Aeroportuario) visitó su domicilio sobre calle Tucumán, y Cristián Jardín, quien tampoco figura como matriculado.

Los cuatro están acusados del delito de asociación ilícita fiscal por evadir el pago de $500 millones, de los cuales $90 millones serían de evasión en IVA, a través de facturas apócrifas.

El modus operandi era crear empresas fantasmas, cuyos titulares serían alrededor de 16 personas de escasos recursos domiciliados en los barrios Villa Soledad y Convivencia.