EMPLEADA DE GOBIERNO INSULTO A DOCENTE PORQUE NO LA DEJARON CIRCULAR

María José Hansen protagonizó un incidente con las maestras que protestaban cortando los accesos y salidas del Centro Cívico Grand Bourg. La mujer reconoció el derecho a la protesta, pero también defendió su propio derecho de circular. También pidió disculpas.

No podemos salir, razoná, sos docente o pelotuda”, con este insulto, María José Hansen se dirigió a una docente que formaba parte de la protesta del sector, en las puertas de la Casa de Gobierno en el Grand Bourg.

La docente agredida le pide que no le falte el respeto, a lo que Hansen contesta: “vos me estás faltando el respeto, tengo a mi hija de cuatro años esperandome en el jardín”, a lo que la docente le contesta, con suma calma: “yo también tengo hijos que me están esperando”.

Hansen, lejos de bajar el tono, le responde con otra frase lamentable: “me importa un cho…”. Luego le dice: “correte, andá a laburar, andá a laburar, cobran 200 lucas, tengo el informe, hija de p…”.

En otro video, realizado aparentemente por la misma Hansen desde el interior de su vehículo, intenta mostrar a los docentes que no la dejaban circular y dice:  “les voy a meter el auto encima, ya vas a ver”.

“Mirá la cara de esta docente, aahh, te tapas ahora, vas a salir en todos los medios, te aviso”, amenaza luego Hansen. Por último arremete otra vez con otro repudiable mensaje: “si tuviera una 4×4 te paso por encima, negra de mierda”.

María José Hansen realizó un descargo luego del incidente, explicó desde su óptica lo que sucedió y también pidió disculpas.

“La realidad es lo que se ve, lo que pasó, pero también hay otra realidad que todos los videos se editaron, si trabajara en un supermercado o una tienda, no sería público”, dijo en primera instancia.

“La única verdad es que los derechos de ellos existen, tienen derecho a manifestarse siempre y cuando no interfieran en la vida ni en los derechos de los demás”, agregó.

Luego vino el pedido de disculpas: “Yo hago mea culpa, estaba bastante sacada y tiene que ver con que tengo una hija, de cuatro años, la cual no tiene padre, no tengo un plan B para que la retiren del colegio y estaba desesperada como mamá. Que un grupo no entienda esa situación me parece una locura”. 

“Tienen derecho de reclamar, pero no tienen derecho de boicotear los derechos de las otras personas”, reiteró Hansen y volvió explicar: “La verdad es que estaba desesperada, la bronca e impotencia me ganaron, cuando dije negra de mierda fue más una expresión de enojo, podría haber dicho un millón de insultos, fue un momento de mucha bronca e impotencia. Si a alguien ofendí, pido disculpas, pero claramente tiene que ver con un estado de emoción, no por discriminar”.