EL EMPRESARIO QUE VIOLABA A SUS CUATRO HIJAS FUE CONDENADO A MEDIO SIGLO DE PRISIÓN

“LO MÍO NO ES ABUSO, ES INCESTO, ME ENAMORÉ DE VOS” La Justicia le aplicó la pena máxima.

Un empresario de Morón fue condenado este jueves a 50 años de prisión por violar a sus cuatro hijas desde que iban al jardín de infantes.

Se trata de Alejandro Rosario Manuel Leguizamón, dueño de una fábrica de membranas, que también fue denunciado por ejercer violencia física y psicológica contra las víctimas y su esposa y en su defensa argumentó un tibio: “A veces se me iba la mano”. Su abogado defensor había pedido la absolución.

Las cuatro hermanas, que ahora tienen 27, 29, 30 y 32 años, se abrazaron emocionadas y lloraron en silencio un largo rato después de escuchar el fallo, según el cual su padre seguirá cumpliendo su pena en la Unidad 39 de Ituzaingó. “Esto es empezar a vivir, porque yo no sé lo que es una vida sin violencia. Recién ahora estoy empezando a hacer lo que quiero para mi vida, y es lo que le quiero enseñar a mi hija”, sostuvo cuando se recompuso la mayor de las mujeres en uno de los pasillos de los Tribunales.