EL ALBO PERDIÓ UNA CHANCE INMEJORABLE POR LA PUNTA DEL TORNEO

El albo resignó dos puntos en San Francisco y empató 1 a 1 con Sportivo Belgrano. No depende de sí mismo y está obligado a ganar los dos partidos que le quedan e implorar que Racing se caiga para jugar la finalísima.

Ahora el albo está obligado a vencer en los dos partidos que le quedan (de local ante Defensores de Pronunciamiento en el Gigante del Norte y como visitante de Defensores de Belgrano, en Villa Ramallo), además de “rogar” que Racing no gane en la última fecha al débil Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay, que hoy fue vapuleado por Central Norte en Salta, para aspirar a jugar la finalísima directa por el ascenso.