CUATRO CHICOS ESTABAN ABANDONADOS Y CON HAMBRE EN UNA CASA

LOS POLICÍAS LES COCINARON Y LES DIERON LA CENA EN LA SUBCOMISARÍA DE SANTA ROSA DE LIMA.

El domingo, casi en el filo de la medianoche, deparó una sorpresiva denuncia para el operador de la Central de Emergencias 911. Una voz en el teléfono dijo: “Soy un vecino que vive en Salta al 4600 en barrio Santa Rosa de Lima. Hay cuatro chicos abandonados, con frío y hambre dentro de una casa. Necesitan estar protegidos, por favor hagan algo”. El policía que recibió el llamado respondió que se ocuparía y cuando cortó la comunicación inmediatamente envió a efectivos de la Subcomisaría 2ª.

Los uniformados que concurrieron a la vivienda dialogaron con los chicos que rápidamente les contaron sobre sus padres: “Mi papá se fue temprano en la bicicleta”, y después: “Mi mamá se peinó bien, y también se fue”. Los agentes, con sus teléfonos celulares trataron de comunicarse con funcionarios de la Subsecretaría del Menor, la Adolescencia y la Familia, pero no lo lograron. Cuando ingresaron, los pequeños les dijeron a los hombres: “¡Tenemos hambre!”. Socorrieron a los chicos y los llevaron a la Subcomisaría 2ª.

Los chicos rescatados son un nene de siete años, otro varón de seis años, una nena de cuatro años y otro varoncito, un bebé de dos años, y los que actuaron en el procedimiento fueron el oficial Exequiel Oyola, la suboficial Débora Guardone, y el suboficial Marcelo Godoy, todos de la Subcomisaría 2ª de Santa Rosa de Lima. Frente a la situación y que se trataba de chicos de muy corta edad y que estaban desabrigados, les cocinaron y les dieron de cenar en la dependencia.

Varias personas no quisieron brindar su identidad a los policías por temor a las represalias de los padres cuando se enteraran de la denuncia, porque los chicos estaban abandonados a su suerte. Por otro lado, según las manifestaciones vertidas por los vecinos, no sería esta la primera vez que se da esta situación con las criaturas indefensas.