ARIEL MÁXIMO “GUILLE” CANTERO A 28 AÑOS DE PRISIÓN EFECTIVA YA CUENTA CON 90 AÑOS DE PRISIÓN ACUMULADAS

Con un fuerte operativo de seguridad en inmediaciones al Centro de Justicia Penal (CJP), este jueves al mediodía se conoció el veredicto contra Ariel Máximo “Guille” Cantero, líder de Los Monos, y otros seis acusados por los ataques a tiros contra domicilios de jueces, policías y edificios judiciales, todos ocurridos en 2018. Al cabecilla de la banda narco le dieron 22 de prisión por esta causa, que se suma a otras seis por las que ya recibió sentencia. En total, acumula más de 84 años de cárcel. Los otros encargados de la planificación y ejecución de los atentados recibieron entre 7 y 20 años de cárcel.
El líder de Los Monos, Ariel Máximo “Guille” Cantero, de 32 años, ya fue condenado en otras seis oportunidades por delitos como homicidio, amenazas, portación ilegal de armas, secuestro extorsivo y narcotráfico, por los que acumuló penas por 62 años que aún no fueron unificadas. Cuatro de esas condenas fueron por delitos cometidos mientras estaba en prisión. Con esta nueva condena de 22 años, ya acumula sentencias por más de 84 años de cárcel.

De acuerdo a la lectura de las condenas, en la investigación se logró determinar que “Guille” Cantero, desde la cárcel, logró establecer contacto con cabecillas de tres bandas de sicarios de la ciudad, que aportaron la “mano de obra” para estos ataques a sitios relacionados con la Justicia. Una de esas bandas era “la de Alvear” liderada por Daniel “Teletubi” Delgado, otra llamada “del Quintana” cuyo jefe era Matías César, y la de Leandro “Chulo” Olivera.

Para los fiscales, Cantero ideó desde la cárcel al menos 7 de los 10 ataques ocurridos aquel año, con el presunto objetivo de “tener como propósito alguna medida o concesión de un miembro del poder público”.

Los investigadores señalaron que, con ese fin, el líder de la banda “Los Monos” tenía por debajo suyo a tres organizaciones que cometían, en forma directa o a través de terceros, los atentados que él dictaba. Por eso está acusado de “amenazas coactivas agravadas por ser anónimas, por la utilización de un arma de fuego y en concurso ideal con daño calificado